Excursión a Nikkō – Día 1: llegada

Kara Ema:

Este fin de semana me fui solo de excursión a Nikkō, una ciudad turística a 150 kilómetros al norte de Tokio.

Nikkō (日光市) es una ciudad situada en la prefectura de Tochigi, Japón. […] Es un destino popular para los turistas japoneses e internacionales. Entre las atracciones se encuentran el mausoleo del shōgun Tokugawa Ieyasu (Nikkō Tōshō-gū) y el de su nieto Iemitsu (Iemitsu-byō Taiyū-in), y el santuario Futarasan, que data del año 767 d. C. También hay muchas fuentes termales (onsen) famosas en la zona. Las elevaciones oscilan entre los 200 y los 2.000 metros. […]

Wikipedia

El viernes a eso de las 17:00 salí de casa y me fui a tomar el metro.

El tren con destino a Nikkō partía desde la estación de Asakusa, pero no fui ahí directamente dado que quería hacer un poco de 散歩 (sanpo; caminata) por algunos lugares y ver algunas esculturas antes de ir a tomar el tren.

Me bajé del metro cerca del campus de la Universidad de Tokio, dado que dentro del mismo había una estatua interesante que quería ver en persona.

Estatua de Hidesaburō Ueno y Hachikō

Se trata de una estatua representando el hipotético reencuentro del legendario perro fiel Hachikō, con su dueño Hidesaburō Ueno, quien había sido profesor en la Universidad de Tokio hasta su súbita muerte en 1925, mientras estaba dando clases.

Hachikō esperó este reencuentro durante diez años, hasta su propia muerte en 1935. Todos los días se iba hasta la estación de Shibuya en el horario en que normalmente su dueño volvía a su casa después de dar clases. Todos los días se sentaba frente a la estación, contemplando fijamente la gente que salía de ella con la esperanza de reconocer a su amado dueño.

Actualmente están enterrados los dos juntos en el cementerio de Aoyama, en Tokio.

De ahí me fui caminando hasta el parque Ueno, donde me estaban esperando un par de esculturas más.

Estanque Shinobazu en el parque Ueno
Templo budista Bentendō en el parque Ueno (I)
Templo budista Bentendō en el parque Ueno (II)
Estatua de Saigō Takamori, el verdadero último samurái. Me encanta el detalle de haber incluido a su perro.
Estación de Ueno y alrededores
Estatua llamada 時忘れじの塔 (Tokiwasureji no Tō; Torre del Tiempo Olvidado [o algo por el estilo]). No pude encontrar información sobre esta escultura, pero a juzgar por su nombre mi teoría es que las tres personas que aparecen en ella son en realidad la misma persona pero en diferentes etapas de su vida (de bebé, de niña y de grande). O quizás no.
Zoológico de Ueno con el bello atardecer de fondo

A las 18:40 todavía seguía en Ueno, y tenía una media hora más caminando para llegar a la estación de Asakusa. Ahí fue cuando me di cuenta de que el lugar donde tenía que comprar el pasaje para el tren a Nikkō (Centro de Información al Turista de Tōbu) cerraba a las 19:00, con lo cual jamás llegaría a tiempo. Así que terminé haciendo ese último tramo en metro en vez de a pie como había planeado originalmente.

Llegué a la estación de Asakusa diez minutos antes de las 19:00. Compré mi pasaje y me tomé el tren que partía a las 19:02. El trayecto a Nikkō duró unas tres horas en total, y tuve que hacer dos cambios de trenes en el medio. Al principio el tren iba bastante lleno, pero a medida que me iba alejando de Tokio se empezó a vaciar cada vez más, hasta que al final quedé casi solo.

Vagón vacío

A las 22:00 llegué a la estación de Tōbu-Nikkō.

Estación de Tōbu-Nikkō

De ahí me fui caminando al hotel, que por suerte estaba en una excelente ubicación, a apenas 200 metros de la estación.

Dado que estaba solo, se me ocurrió que sería una buena oportunidad para probar una habitación estilo cápsula.

El hotel cápsula (en japonés: カプセルホテル), es un tipo de hotel desarrollado en Japón que cuenta con muchas habitaciones pequeñas del tamaño de una cama conocidas como cápsulas. Los hoteles cápsula ofrecen un alojamiento básico y barato a los huéspedes que no necesitan o no pueden permitirse las habitaciones más grandes y caras que ofrecen los hoteles más convencionales.

Wikipedia

Las habitaciones cápsula de este hotel no eran tan «cápsula» en realidad, dado que además del espacio para la cama tenían también un pequeño pasillo y un escritorio. Esa era la parte privada, y luego había varias cosas más en lugares compartidos: baño, ducha, onsen (aguas termales), desayunador, balcón para salir a fumar, y demás.

Mi pequeña habitación: un pasillo, un escritorio y una cama.

El plan para el primer día era simplemente llegar e instalarme en Nikkō cosa de poder comenzar la jornada temprano el segundo día. Misión cumplida.

Ame,
Kato

2 comentarios sobre “Excursión a Nikkō – Día 1: llegada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s