Excursión a Nikkō – Día 2: ciudad

Kara Ema:

El sábado fue mi segundo día en Nikkō.

A las 8:30 me levanté y me fui al desayunador del hotel a desayunar.

Entrada al hotel y desayunador

A las 9:00 emprendí la marcha hacia mi primer destino: la cascada de Kirifuri.

La cascada de Kirifuri (霧降の滝, Kirifuri no taki) es una impresionante cascada de 75 metros de altura y dos niveles situada bajo las tierras altas de Kirifuri, a pocos kilómetros al noreste de los templos y santuarios de Nikko. La vista de las elegantes cataratas que caen por la montaña ofrece un bonito contraste con el follaje de los alrededores, que es exuberante y verde en primavera y verano y muestra ardientes tonos rojos, naranjas y dorados en otoño.

Japan-Guide

Quedaba un poco lejos (3,5 kilómetros; 45 minutos a pie)—me habría gustado tomar un autobús, pero tenía que esperar como una hora para el próximo así que al final decidí simplemente ir caminando por el borde de la carretera. Para volver fue lo mismo.

Río Daiya
Caminando por la ruta provincial № 169, camino de la cascada.
Sendero que conducía al mirador de la cascada
Cascada de Kirifuri
Escaleras para volver a la ruta desde el mirador

Mientras estaba caminando por la ruta provincial para volver al centro de Nikkō desde la catarata, empezó a llover bastante fuerte. No habrían pasado más de dos minutos desde que empezó a llover, que noto que un coche se detiene a un costado de la ruta a la altura donde estaba yo. El conductor sale del coche, se dirige al baúl, coge un paraguas y se acerca a mí para dármelo. Realmente un gran ejemplo del espíritu japonés que hace que este país sea tan increíble.

Considerando que continuó lloviendo casi todo el día, el paraguas me vino súper bien. Encima es uno de los clásicos paraguas transparentes que me encantan.

Mi siguiente parada fue frente al puente Shinkyō.

El Puente Sagrado (神橋, shinkyō) que cruza el río Daiya, pertenece al Santuario Futarasan. Esta hermosa estructura lacada en color bermellón es conocida como uno de los tres puentes más bellos de Japón y es una puerta perfecta para Nikko. El puente fue registrado como Patrimonio de la Humanidad en diciembre de 1999. Shinkyo mide 28 metros de largo, 7,4 de ancho y se alza 10,6 metros sobre el río Daiya.

Wikipedia
Puente Shinkyō

De ahí me fui a la zona de santuarios y templos de Nikkō.

Entrada a los santuarios y templos de Nikkō, lugar nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El primer templo que visité fue el Rinnō-ji (輪王寺), incluyendo el Sanbutsu-dō (edificio principal), un museo y un jardín estilo japonés llamado Shōyō-en.

Sanbutsu-dō
Shōyō-en (I)
Shōyō-en (II)

Luego seguí caminando un poco más por las simpáticas calles peatonales llenas de gente y rodeadas de templos, santuarios, torī, pagodas, y demás.

Tōrō (linternas japonesas hechas de piedra)
Fūrin (carillones de viento)
Torī
Pagoda

El siguiente lugar donde entre fue Taiyū-in (大猷院), el mausoleo de Tokugawa Iemitsu.

Niō-mon
Niten-mon
Yasha-mon (I)
Yasha-mon (II)
Yasha-mon (III)
Taiyū-in

El último sitio que visité en esta zona de Nikkō fue el santuario de Tōshō-gū (東照宮), el mausoleo de Tokugawa Ieyasu.

Los tres monos sabios (三猿)

Los tres monos (en japonés san saru, 三猿), también conocidos como los «tres monos sabios» o «tres monos místicos», están representados en una escultura de madera de Hidari Jingorō (1594-1634), situada sobre los establos sagrados del santuario de Toshogu (1636), construido en honor de Tokugawa Ieyasu, en Nikko, al norte de Tokio (Japón).

Wikipedia
Kamijinko
Torī
Rinzo
Yōmei-mon
Yōmei-mon (detalle)
Detalle de las paredes de la sala de kagura
Shinyosha
Kara-mon
Sakashita-mon
Nemuri-neko (Gato durmiendo)

Nemuri-neko (眠り猫 o 眠猫, «gato dormido», de nemuri, «dormido/paz» y neko, «gato») es una famosa talla de madera de Hidari Jingorō (左甚五郎の作) situada en el pasillo este del santuario Tōshō-gū (日光東照宮) en Nikkō, Japón.

Wikipedia
Escalones y balaustradas de piedra
鹿 (shika; ciervo)
Okumiya
Más escalones y balaustradas de piedra

Antes de poder entrar al edificio principal de este complejo (御本社; Gohonsha) había que quitarse los zapatos y dejarlos en unos estantes, junto con los paraguas.

Lugar donde había que dejar zapatos y paraguas. Notar la mujer a la derecha saludándome mientras yo sacaba la foto.
Tōrō (izquierda) y korō (derecha)
Una vez, para entrar aquí (Yakushidō) había que dejar los zapatos y el paraguas afuera.

Luego de visitar los principales templos y santuarios de Nikkō, me fui a mi siguiente y última parada del día: Kanmangafuchi Abyss (憾満ヶ淵).

El abismo de Kanmangafuchi (憾満ヶ淵) se formó por una erupción del cercano monte Nantai. Este desfiladero, cerca del centro de Nikko, tiene sólo unos cientos de metros de longitud y se puede disfrutar desde un agradable sendero a orillas del río.

Kanmangafuchi también es conocido por su hilera de unas 70 estatuas de piedra de Jizo, un Bodhisattva que cuida de los difuntos. Este grupo particular de estatuas de Jizo se llama alternativamente «Bake Jizo» (Jizo fantasma), «Narabi Jizo» (Jizo en fila) o «Hyaku Jizo» (100 Jizo). Las estatuas miran hacia el río y hacia el Jardín Botánico de Nikko, pero no se puede entrar en el jardín botánico desde el abismo.

Japan-Guide
Cruzando el río Daiya camino de Kanmangafuchi Abyss
Parque Kanman
Río Daiya
Narabi Jizō (I)
Narabi Jizō (II)
Narabi Jizō (III)

De ahí me volví para el hotel. En el camino me encontré con un par de cosas más:

母子像 (Boshi-zō), estatua de un niño y su madre.
Antiguo ayuntamiento de Nikkō
Banderines de 横断中 («cruzando») para agarrar gratuitamente frente al Centro de Información Turística. Estos banderines son normalmente utilizados por niños al cruzar la calle para avisar de su presencia y hacerse más visibles.
Estatua de un 狐 (kitsune; zorro)
Lycoris squamigera

Lycoris squamigera, el lirio de resurrección o lirio sorpresa, es una planta de la familia de las amarilidáceas, Amaryllidaceae, subfamilia Amaryllidoideae. Se cree que es originaria de Japón o China.

Wikipedia

A las 17:30 estaba de vuelta en el hotel, tomando un merecido descanso tras haber caminado 22 kilómetros.

Apenas llegué me puse a merendar mientras veía un capítulo del animé ようこそ実力至上主義の教室へ (Classroom of the Elite). Mi merienda consistió en una botella de café con leche frío, y cuatro tartas de diferentes sabores: chocolate, caramelo, queso, y una más que simplemente se llamaba «tarta Nikkō».

Merienda y animé

Después de la merienda me puse a escribir en mi diario lo que había hecho durante el primer día en Nikkō.

Después de eso me puse una yukata que me habían dado en el hotel, cogí una toalla y me fui al baño público del hotel.

Entrada al baño público (segregado por género)
Baño público

Cuando salí del baño público y fui al vestuario para volver a vestirme, me había olvidado cómo había que hacer para atar el obi (faja) de la yukata. Un japonés que estaba al lado mío me ofreció ayudarme a ponérmela y me enseñó a hacer varios nudos distintos con el obi.

En resumen, mi primera jornada completa en Nikkō fue espectacular. Por más que haya llovido casi todo el día, pude aprovechar la jornada al máximo de todos modos y hacer todo lo que tenía planeado.

Ame,
Kato

Un comentario sobre “Excursión a Nikkō – Día 2: ciudad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s