Penúltima semana en Tokio: Edogawa, Nakano, Azabu-Jūban, Shiba

Kara Ema:

Esta es mi penúltima semana en Tokio, así que la he estado intentando aprovechar lo máximo posible visitando varios de los lugares que aún tenía pendientes en mi lista. Todos los días tuve clases durante la mañana (de 9:30 a 13:10), es decir que tenía todas las tardes libres para hacer mis visitas y caminatas.

Según mi móvil, esta semana (del lunes al viernes) caminé un total de 67,2 kilómetros y un promedio de 13,4 kilómetros por día. Si bien es menos de lo que solía caminar en Europa, es bastante más de lo que he estado caminando en general el tiempo que estuve viviendo aquí en Tokio. Es difícil caminar por una metrópolis tan inmensa como lo es Tokio, con sus más de mil barrios y tantas cosas interesantes para ver tan alejadas una de otra.


El martes fuimos con Simon a Edogawa, la región más oriental de Tokio. Ahí nos quedamos hasta la noche, cenamos unas ricas pizzas y pastas en un restaurante italiano, nos relajamos en un onsen, e hicimos una plácida caminata nocturna por el borde del río.

健康の道 (Kenkō no michi; El camino de la salud)

El jueves me fui solo caminando desde Shinjuku hasta Nakano. En el camino me encontré con un par de estatuas:

Estatua 1: Le Penseur
Estatua 2: Prometheus
Estatua 3: Pegasus
Estatua 4: La paz de la madre y el niño
Estatua 5: 守護神 (Shugojin; Deidad guardiana)
Estatua 6: León
Estatua 7: Kakoi

Apodado el «shogun de los perros», Tsunayoshi se inspiró en sus creencias religiosas para proteger a los animales durante su reinado como quinto shogun Tokugawa. Especialmente aficionado a los perros, Tsunayoshi promulgó numerosos edictos -con duros castigos- para su protección. Las estatuas Kakoi, con sus cinco perros shiba, son un bonito recuerdo de los curiosos días de su gobierno.

JapanTravel

¿Quién necesita entrar a museos en Tokio cuando puedes simplemente salir a caminar y encontrarte con fascinantes esculturas públicas de bronce a la vuelta de cada esquina?

Estoy contento porque mientras estaba buscando los nombres de estas siete estatuas, descubrí esta página web que lista cincuenta esculturas públicas en Nakano —sí, me perdí un par nada más—, y esta otra página que muestra imágenes de una enorme cantidad de 銅像 (dōzō; estatuas de bronce) dispersas por todo Tokio. A través de esta página realmente se puede apreciar lo que yo ya había notado: la abundancia de esculturas representando niños, especialmente en comparación con la cantidad de este tipo de esculturas que se encuentran en otras ciudades y países. Y no solo eso, sino también la escasez de esculturas representando próceres.

Nakano

Ya que estaba en Nakano, me dije: ¿por qué no volver a visitar Nakano Broadway? Así que eso hice.

Segunda visita a Nakano Broadway
Figura de Nyaruko, personaje principal del animé Haiyore! Nyaruko-san.
Figuras de Shinobu, personaje de Monogatari Series. Uno de mis personajes favoritos y uno de mis animés favoritos.
Figura de Shiro, personaje de No Game No Life, otro de mis animés favoritos.
Cartas/figuritas de varios personajes
Cafetería dentro de Nakano Broadway, donde paré a tomar un helado.
Helado que me pedí, sabor a crema de Hokkaidō.

De ahí me fui a recorrer las calles aledañas a Nakano Broadway, que también tenían cosas interesantes.

Calles aledañas (I)
Calles aledañas (II)
Kuroneco («gato negro»), un maid café con chicas vestidas con nekomimi (vinchas de orejas de gato).

El viernes me fui a visitar Azabu-Jūban, un barrio que tiene la fama de ser el lugar de Tokio donde más gente famosa y millonaria vive.

Azabu-Juban es una zona residencial del centro de Tokio con una mezcla de tiendas, restaurantes y bares japoneses. La comodidad de varios supermercados en una ubicación central y la proximidad de Hiroo y Roppongi la convierten en una de las zonas residenciales más modernas y solicitadas de Tokio. La calle principal, a una manzana de un cruce de carreteras muy concurrido, tiene un aire de pueblo con pavimento empedrado en algunos lugares. Este ambiente lo crean las calles estrechas, el tráfico lento y una mezcla de tiendas regentadas por propietarios mayores. Incluso el McDonald’s se ha diseñado cuidadosamente para que sea arquitectónicamente simpático.

Wikipedia

Fijate si no será cierto eso de que hay tantos ricos y famosos en este barrio, que apenas un par de minutos tras salir de la estación de Azabu-Jūban, me encuentro con una persona famosa. En verdad no conozco a ningún famoso japonés, así que no habría forma de que me hubiese dado cuenta de que había una celebridad por la zona, de no haber sido por la multitud enorme de gente que estaban haciendo una cola de una cuadra para entrar a una tienda de comida donde había no uno sino dos famosos que estaban vendiendo los productos de la tienda.

Los famosos son la mujer de la izquierda con el móvil en la mano, y el hombre enmascarado detrás del mostrador.
Y esta es la cola enorme de gente que había esperando su turno para comprar algo y saludar a los famosos

Los famosos eran:

Hashimoto Tenka (橋本甜歌, 19 de noviembre de 1993–) es una personalidad televisiva, modelo y YouTuber japonesa.

Nació en Pekín, República Popular China (nacionalizada en Japón). Sus apodos son Tenchim y Muchiko. Actualmente es autónoma. Miembro del grupo Flame Army con Shiver y Hikaru, entre otros.

Wikipedia

Raphael es un YouTuber japonés, empresario, inversor, autor y ex soldado.

Nació en Osaka. Tiene un contrato de agente con Kiii Inc. Es un antiguo oficial de las Fuerzas de Autodefensa. Apodado «Rafa-san».

Miembro del grupo «Flame Army» con Shifter y Hikaru; también es miembro de Next Stage.

Wikipedia

Es interesante que los famosos se acerquen tanto a sus fans en Japón—este tipo de cosas no suele pasar con las celebridades del Occidente. Similar a lo que sucede con los políticos japoneses vs. los del Occidente. Los de Japón salen a la calle a hacer sus campañas publicitarias y a debatir con la gente; no se esconden detrás de un centenar de guardaespaldas. Aunque con el lamentable asesinato de Shinzo Abe, es probable que de ahora en más vaya a haber más seguridad, y los políticos japoneses no se atreverán a salir a la calle tan desprotegidos como antes.

Otra cosa que me hizo pensar «en este barrio hay gente con dinero», fue la cantidad importante de coches Porsche (entre otros de alta gama) y de extranjeros que me crucé el poco tiempo que anduve caminando por ahí.

Azabu-Jūban (I)
Azabu-Jūban (II)
Azabu-Jūban (III)
Máquina expendedora de ramen
Estatua de Kimi-chan, modelo de Akai Kutsu, una popular canción infantil japonesa.

[…] Cuando Kimi tenía 3 años, sus padres se unieron a una granja en Hokkaido […]. Sin embargo, la vida en la granja era dura, así que […] [la madre de Kimi] confió la crianza de Kimi a un par de misioneros estadounidenses casados con el nombre de Hewitt.

Con el tiempo, los Hewitt decidieron volver a su país, pero Kimi contrajo tuberculosis (incurable en aquel momento) y no pudieron llevársela con ellos. En su lugar, la confiaron al orfanato de la iglesia de Toriikazu en Azabu, Tokio, y regresaron sin ella. […] Kimi murió en el orfanato a los 9 años. Kayo pasó toda su vida pensando que Kimi había ido a los Estados Unidos con los Hewitt, sin saber que en realidad había muerto de tuberculosis en un orfanato de Tokio.

Wikipedia

Más tarde me fui a la torre de Tokio. No para visitar la torre en sí, dado que ya lo había hecho, sino más bien para recorrer sus alrededores, en particular el parque Shiba y el templo Zōjō-ji.

Juegos bajo la torre y Ferrari de yapa
Juegos con agua para refrescarse bajo la torre

Ya que estaba ahí decidí entrar a Foot Town, el centro comercial que hay justo bajo la torre.

Popup store del animé 5-toubun no Hanayome
Productos de Hello Kitty
Helado de Pokémon que me compré en Baskin-Robbins

De ahí me fui a caminar por los parques que había alrededor de la torre, y a sacar fotos de la torre desde allí.

Parque Shiba (I)
Parque Shiba (II)
Parque Shiba (III)
平和の灯 (Heiwa no hi; Linterna de la paz)
Antigua puerta del mausoleo de Taitoku-in
Gran Osario, con la torre de Tokio de fondo.
Persona acariciando un gato, con el templo Zōjō-ji de fondo.
Templo Zōjō-ji (I)
Templo Zōjō-ji (II)
Templo Zōjō-ji (III)

San’en-zan Zōjō-ji (三縁山増上寺) es un templo budista Jōdo-shū en Tokio, Japón. Es el templo principal de la secta Jōdo-shū («Tierra Pura») del budismo Chinzei en la región de Kantō.

[…] Los edificios originales, los templos, los mausoleos y la catedral fueron destruidos por incendios, desastres naturales o ataques aéreos durante la Segunda Guerra Mundial.

Se encuentra en el barrio de Shiba, en Minato. El Parque Shiba está construido alrededor del templo, y la Torre de Tokio se encuentra a su lado. […]

Wikipedia
Cientos de estatuas Jizō alineadas

Al lado de estas estatuas había un cartel que decía:

Estas son deidades guardianas para el cuidado de los niños.

Se dedican al crecimiento sano de los hijos y nietos, así como al servicio funerario de los niños que nunca pudieron llegar al mundo debido a muerte fetal o aborto espontáneo.

Para proteger y mantener caliente sus cabezas, el sombrero rojo, el delantal rojo y el molino de viento, fueron dedicados a la imagen de la deidad guardiana de los niños.

Por favor, absténgase de tocarlos.

Cuatro estatuas de Bodhisattva
En rojo sobre el monumento está escrito: «Torre de la Paz de los niños. Por una paz duradera en el mundo. Presentado por niños de primaria y escuela media (1947-1954) […].»
伸びゆく子供像 (Estatua de niños en crecimiento)
Cruce peatonal elevado
Escalera del éxito del santuario Atago
Escalera del éxito vista desde la parte de arriba
Santuario Atago

El Santuario de Atago (愛宕神社, Atago Jinja) en Minato, Tokio, Japón, es un santuario sintoísta establecido en 1603 (el octavo año de la era Keichō) por orden del shōgun Tokugawa Ieyasu. Los actuales edificios del santuario en el lugar datan de 1958.

El santuario está situado en Atagoyama, una colina que se eleva 26 metros sobre el nivel del mar. Antiguamente, el santuario tenía una espléndida vista de Tokio, ahora oscurecida por los altos edificios. Las empinadísimas escaleras que conducen al santuario también son famosas, ya que representan el éxito en la vida.

Según la leyenda, un joven samurái se atrevió a subir las escaleras con su caballo para entregar flores de ciruelo al shōgun. Su caballo tardó solo un minuto en subir, pero 45 minutos en bajar, y el caballo quedó totalmente agotado después. Esta escena está representada en un cuadro en la sala principal del santuario.

Wikipedia
Pequeño cementerio que descubrí escondido entre los edificios
Última foto que saqué antes de ir a la estación de Kamiyachō a tomar el tren para volver a casa

Ame,
Kato

Un comentario sobre “Penúltima semana en Tokio: Edogawa, Nakano, Azabu-Jūban, Shiba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s